Hablando en plata

Tiempo para la Política

Todas las personas buscamos lo mismo, la felicidad, y en la mayoría de los casos los objetivos son comunes. De hecho, en este país educación, sanidad y pensiones son los tres pilares que ponen de acuerdo a todo el mundo… menos a los políticos claro.

Pues bien, nos toca vivir un tiempo en que ya no vale que el PP tienda la mano para un pacto por la educación teniendo mayoría absoluta en ambas cámaras, recibiendo la lógica negativa de quien se sabe carente de todo poder de negociación, ya que aunque hubiera sido posible con políticos de gran calidad, no contamos con ellos por ahora. En estos días, el poder de negociación está más repartido que nunca, así que el clamor de toda España por esos grandes pactos no puede ni debe ser retrasado más tiempo. Negarse ahora a negociar, negarse siquiera a hablar con “la derecha”, como si no hubiera millones de españoles detrás, es tan absurdo que sólo se justifica en pensamientos absolutistas donde la palabra pacto sirve cuando se hace su santa voluntad. Algo así como la disciplina de voto, que obliga a votar no a quien preferiría abstenerse, pero a sensu contrario me llevo la pelota que es mía.

Espero que el PSOE vuelva a ser el gran partido que siempre ha sido, y para ello sin duda el señor Pedro Sánchez no puede ser el dueño de la pelota, pues le falta el talante y las ganas de negociación de que ha hecho gala su partido desde su fundación. Espero también que las palabras de los dirigentes del PP sean sinceras, y  realmente estén dispuestos a negociar, pues es forma de comenzar eso de no voy a derogar nada… Yo soy más de futuro que de pasado, y esos “detalles” me son indiferentes, lo que me interesa es el pacto por la educación al que se llegue, no si basta con enmendar la Ley o promulgar una nueva, que eso es más para los titulares demagogos. Parece que la única diferencia entre unos y otros es si lo llamamos selectividad o reválida, y francamente no creo que esa sea la reforma que necesita nuestro sistema educativo.

Son temas difíciles, y no creo que se resuelvan en unos pocos meses… porque ya sabemos que lo primero será nombrar un grupo de expertos que tarden muuuucho en poner por escrito lo que se supone que ya tienen claro, para luego hacer todo lo contrario o no según sople el viento. A ver si hay suerte y esta vez escogen a gente razonable, que en uno o dos meses lo tengan listo, y que por supuesto empiecen por explicar las prioridades… y a ver si esta vez se prioriza la calidad a la cantidad.

Be Sociable, Share!

Get Adobe Flash player