Hablando en plata

Reforma laboral en unas líneas

Ya he leido los 64 folios del BOE, pues no me gusta oir o ver debates sin conocer de primera mano la reforma y hacerme mi propia idea. A mi juicio poco ambiciosa, diplomática, pero en buena dirección. Aunque seguro que disfrutaríais leyendo el BOE, os paso un pequeño resumen para los que estais muy liados (jeje).

CARAMELOS Y GOLOSINAS para animar la contratación

El primer bloque de reformas recoge una serie de bonificaciones a la cotización de la Seguridad Social, y una deducción fiscal para el primer contrato de un autónomo con condiciones. Se bonifican los contratos para la formación y el aprendizaje (ojo, no los contratos a recién licenciados) con el 100% de la cotización, y la contratación de menores de 30 o mayores de 45 con un importe que oscila entre 40 y 125 euros mensuales. Buena medida, también empleada muchas veces, que abarata el coste inicial de contratar con la pega de no poder elegir al trabajador que más convenga a la empresa, sea mejor, esté mejor preparado… sino que sea mujer y joven.

Trabajador a distancia

Se reconoce la existencia de este tipo de trabajo. Un paso adelante para los que defienden que la mejor relación es la laboral, marcando énfasis en la dependencia. Un paso en falso para quienes defienden que la mejor relación es la mercantil, marcando énfasis en la independencia. Me refiero por ejemplo al informático que mantiene la web de la empresa ¿trabajador a distancia o profesional autónomo? Lo raro es que lo haya regulado este Gobierno y no el anterior.

Flexibilización, en diversos aspectos. Por fin una reforma estructural aunque poco ambiciosa por diplomática.

Flexibilidad funcional: se definen grupos profesionales y un trabajador puede realizar todas las tareas del grupo. Está muy bien para las grandes empresas. Para las pequeñas es poco práctico hablar de grupos. En mi etapa al frente de un despacho con más de 10 personas en plantilla, fui contratado como auxiliar administrativo así que…

Flexibilidad de jornada. Esta es una muy buena medida, ya que permite adecuar el trabajo a la demanda, aunque sólo un 5% de la jornada anual, unas 90 horas. Esto permitirá, mejorar la organización del trabajo. El único problema es que lo supedita al acuerdo con el trabajador o al convenio colectivo,… lástima que se haya desvirtuado la pieza angular de la relación laboral: el trabajador no elige su horario (sería autónomo, no dependiente). Espero que los trabajadores entiendan que acordar no equivale a poner un precio, sino a elegir en beneficio de todos las mejores fechas y horas.

Reducción de jornada. Se permite reducir entre un 10 y un 70% la jornada por causas económicas, técnicas,… Es una buena medida para ayudar a problemas temporales de empresas.

Convenios colectivos.  Una reformilla mínima.

La principal novedad es que se da prioridad al convenio de empresa y se objetiviza la posibilidad de descuelgue. Bienvenida sea esta flexibilización, aunque no es operativa para plantillas pequeñas, las que más me interesan. Una decepción.

DESPIDO, esa palabra estigmatizada.

Se objetiviza la situación de pérdidas que permite el despido objetivo, 3 trimestres consecutivos, sin duda un avance en seguridad jurídica (independientemente del plazo concreto que para unos será excesivo y para otros también pero por corto).

La reforma estrella es la reducción a 33 días de la indemnización por despido. Tampoco es novedad, pero sí que se ha generalizado a TODOS los contratos, no sólo a los contratos de fomento, incluso los firmados antes de la entrada en vigor de esta Ley, de forma que se calculará la indemnización a razón de 45 días o lo que correspondiera hasta el 12 de febrero de 2012 y a razón de 33 días en adelante. La medida más valiente de toda la reforma.

Una plausible reforma estructural es la que introduce una nueva causa de despido objetivo (20 días de indemnización): Por faltas de asistencia al trabajo, aún justificadas pero intermitentes, que alcancen el 20 % de las jornadas hábiles en 2 meses consecutivos, o el 25 % en 4 meses discontinuos dentro de un periodo de un año. Un ataque directo a los trabajadores que abusan, demasiado light quizás, puesto que requiere faltar 9 días en dos meses, es decir no ir los lunes a trabajar por norma, creo yo que es como para que te despidan sin indemnización. No computan las bajas por accidente de trabajo, maternidad y las bajas médicas de más de 20 días entre otras. Seguramente habrá que retocarlo, pero en principio la idea me gusta; recuerda que en España el despido es libre y por tanto simplemente lo abarata reduciéndolo a 20 días. Con estos trabajadores lo más barato para la empresa es el despido, sea de 20, 33 o 45 días.

Además en los despidos colectivos y en los debidos a causas objetivas, para empresas de menos de 25 trabajadores, el FOGASA corre con 8 de los días de indemnización. Tampoco es una medida novedosa, pero sin duda me alegra que se siga esta línea, ya que en muchas ocasiones el despido es la puntilla que obliga al cierre empresarial.

Bueno, me quedo con las ganas de que se permita a empresarios con menos de 10 trabajadores acordar líbremente con sus trabajadores sus condiciones laborales sin más sujeción que un “convenio único nacional” que regule unos mínimos, eso sí sería una reforma estructural.

Be Sociable, Share!
Etiquetado en: , ,

Get Adobe Flash player