Hablando en plata

Por qué digo lo que digo, en contra de la opinión mayoritaria

clausula ceteris paribusLa economía, siendo ciencia social, está más cerca de las matemáticas que la política o la psicología. En el mundo de la empresa, el beneficio, una simple resta de ingresos y gastos, eleva el álgebra más sencilla a primera línea de toma de decisiones.

Si una empresa tiene que realizar una tarea, debe buscar la forma de realizarla, ante lo que obtendrá múltiples posiblidades. Sin duda unas tendrán más calidad, otras serán más completas, otras más baratas… el problema de la economía es que en casi todas las ocasiones las variables a considerar son múltiples, lo que complica mucho la toma de decisiones. Por eso, para estudiar o explicar un asunto se usa una cláusula, ceteris paribus, que viene a decir: supón que todo es exactamente igual, salvo lo que estamos discutiendo, para así centrarse en nuestro problema y no divagar.

Por ejemplo, supón que tienes que plantar un césped en un campo de fútbol. Te presentan tres empresas, con tres presupuestos…. Bien, suponiendo que todas son exactamente iguales, ¿cogerías el presupuesto de 100, el de 200 o el 300 euros? La respuesta así es muy fácil, a igualdad de césped, elegiremos el más barato. Si todo es igual salvo el precio, pues el mejor  Supón ahora tres presupuestos iguales, ¿elegirías el que te da garantía de 1 año, 2años o 3 años? Creo que ya ves por dónde voy… las decisiones así son muy, muy sencillas… veamos:

Supón que tienes tres candidatos exactamente iguales a un puesto, pero uno de ellos es probable que se ausente de 4 a 8 meses, otro es probable que se ausente un mes, y el tercero seguramente no se ausentará… ¿Qué tienes en contra de las mujeres embarazadas para no contratarlas? ¿Qué tienes en contra del derecho de los padres a su mes de paternidad? Tranquilo, yo tampoco, pero ceteris paribus, sin tener en cuenta nada más que el derecho a la baja, la decisión es obvia. No me valen motivos sociales, ceteris paribus, sólo puedes considerar el beneficio de TU empresa.

Siento un gran respeto por la lógica y las matemáticas. Eso me lleva a decir que, ceteris paribus, es mejor contratar a un hombre que a una mujer, a una persona mayor que a una en edad de concebir,… pero sólo eso, ceteris paribus. Existirán otras mil variables que me inclinarán a tomar una decisión diferente, y si me apuras, ese sobrecoste, bien gestionado, puede traer grandes beneficios a la empresa por fidelización del trabajador, de la misma forma que subir el salario de un trabajador puede resultar un gasto muy rentable para la empresa, de forma que incluso yo podría defender tranquilamente que la mejor elección es una mujer en edad de planificar su maternidad, incluso fomentarla con un premio de natalidad. Ahora bien, negar lo evidente no me hace mejor persona, negar que las reglas laborales que tenemos en España hacen que una mujer que espera un hijo sea más costosa que un hombre, no me convierte en defensor de la igualdad, más bien, me impidiría reivindicar que se iguale la baja para hombres y mujeres para evitar esa discriminación.

Por deformación profesional, suelo analizar casi todo bajo esta perspectiva, aislando la cuestión a tratar del resto de consideraciones. En hablando en plata, como en mi vida, suelo olvidar que el resto de personas no tiene esta perspectiva, por lo que desde aquí les pido a todos que recuerden que cuando critico un aspecto lo hago CETERIS PARIBUS, y en esas condiciones no hay izquierda ni derecha, hay una sencilla lógica sencilla, siempre y cuando no alteres ninguna de la variables que yo considero ceteris paribus.

Be Sociable, Share!

2 pensamientos en “Por qué digo lo que digo, en contra de la opinión mayoritaria

  1. creditos rapidos y faciles

    El problema es que hoy en día siempre se busca la manera que le viene mejor a la empresa y normalmente va unida a la que es la más barata, aún así las mujeres gozan de descuentos en muchos contratos de los que no goza el hombre, como el contrato de formación que cobran más


Get Adobe Flash player