Hablando en plata

¿Pagar el IVA cuando se cobra…?

Criterio de caja, explosión de un sueñoA partir del 1.ene.2014 las empresas “pueden” pagar el IVA a Hacienda según se produzcan los cobros y pagos de las facturas, en lugar de hacerlo según la fecha en la que se hacen físicamente las facturas como hasta ahora: el critero de caja. Dos notas:
– Es un régimen especial VOLUNTARIO
No es aconsejable en la mayoría de los casos

Pensareis que se me ha ido la pinza, ¡si es lo que llevan pidiendo los empresarios años! Bueno veamos, y cada cual que decida, seré muy breve, sólo lo importante:

Requisitos
– Facturar menos de 2 millones de euros… si lo piensas este año seguro que al final no llega, y el que viene… tampoco.
– No pertenecer a otros modelos especiales, concretamente: los módulos, el agrícola y el recargo de equivalencia (este es para todos las personas físicas, no sociedades, que tienen un comercio al por menor)
– Elegirlo, hay presentar un papel, y aplicarlo al menos 3 años.

Funciona así:
– El IVA que cobramos a nuestros clientes hay que dárselo a Hacienda cuando consigamos cobrar ¡bien! Hay que acreditar ese momento, justificarlo, tener pruebas….. no el pago en efectivo no es una prueba.
– El IVA que pagamos a nuestros proveedores se lo podemos pedir a Hacienda cuando paguemos ¿qué esperabas? para lo bueno y para lo malo, criterio de caja. Hay que acreditarlo igualmente

¿Y si no pagamos al proveedor? Pues NUNCA deducimos el IVA, lo lógico la verdad.
¿Y si no cobramos a nuestro cliente? Pues a 31 de diciembre del año siguiente al que hacemos la factura HACIENDA SI QUE COBRA ¿sorprendido? Yo tampoco

Así pues no evita el problema, sólo lo retrasa, y para ello nos complica enormemente las tareas administrativas, puesto que hay que llevar casi una doble contabilidad (con y sin criterio de caja) y tenerlo todo bien “acreditado”… pues para ese viaje me quedo en casa. Sólo recomendaría su aplicación a quien trabaje con Administraciones públicas o grandes empresas, que haciendo caso omiso de la ley que obliga a pagar en un breve plazo las facturas, siguen dilatándolas 6 o 7 meses (o más), pero pagando finalmente. Para la inmensa mayoría de las empresas, especialmente Pymes, no sólo no interesa sino que supondría mayores costes derivados por ejemplo de la factura por servicios contables (ya sea en tiempo propio, de tu empleado o de un profesional como yo).

Una vez más gracias a los señores políticos por intentarlo, espero que algún día acierten (cojo una silla, por si acaso, para sentarme) Ahí va una pista, sólo hay que simplificar el procedimiento para poder abonar una factura por impago, permitiendo hacerlo cuando venza el plazo legal para pagarla (no a los 6 meses como ahora), sin exigir más requisito que una comunicación al cliente (no como ahora que hay incluso una consulta que no permite el abono hasta que no es admitida a trámite la demanda por impago…).

Angel María García García, un economista granadino.

Be Sociable, Share!
Etiquetado en: , ,

Get Adobe Flash player