Hablando en plata

¿Gambas o cigalas?

Elegir entre gambas o cigalas no es tan fácil, intervienes muchos factoresSobre gustos no hay nada escrito, pero de economía… No os traigo un dilema político, sobre si deberíamos subvencionar las cigalas, ni uno gastronómico sobre cuál es más sabrosa. Se trata de comentar el eterno dilema económico: asignación de recursos escasos, o hablando en plata ajustarse a tu presupuesto.

Supón un presupuesto determinado, sea mucho o poco, lo cierto es que con casi cualquier presupuesto (el mínimo sería otro tema), puedes elegir entre comprar muchas gambas o pocas cigalas. ¿Qué es mejor? Pues te equivocas, la respuesta es depende (te suena ¿verdad?). Seguro que estarás de acuerdo conmigo en que hay muchos factores que inclinan la balanza hacia a uno u otro lado: por supuesto del gusto personal del comensal, pero también si has comido ayer justo una de las dos cosas, si alguno tiene un precio mucho más alto o bajo de lo que normalmente tiene, de si estás pensando en una receta concreta (las gambas al pil pil con cigalas no salen bien), y un tan laaaargo etcétera que nunca acabaríamos.

Esto muestra la complejidad de la toma de decisiones en economía, de forma que para estudiar esta ciencia se utiliza un truco, la cláusula ceteris paribus (suponer que todo sigue igual salvo justo lo que quieres estudiar), de forma que nos olvidaremos de todos esos factores y nos centraremos sólo en dos: mucha cantidad menos calidad  vs  menos cantidad mucha calidad, ¿gambas o cigalas? ¿cenar fuera o en casa? ¿vacaciones o caprichos? Quien me conoce sabe que yo soy más de gambas, y el motivo es que la suma de pequeñas buenas noticias da más satisfacción que recibir una gran noticia. El ejemplo que me pusieron en la facultad es ilustrativo: si vas a tus padres y les dices, he sacado todo sobresaliente, te felicitaran, se pondrán muy contentos… y pasará; en cambio si cada día les das la sorpresa de un sobresaliente… posiblemente el domingo comerás cigalas.

Recuerda las dos premisas: tenemos un presupuesto limitado y ceteris paribus (ignoramos el resto de factores que son igual o más importantes, no se te ocurra comprar gambas para tu aniversario que la liamos), porque la realidad es mucho más compleja.

Angel María García García, economista en la asesoría Ecoboga

 

Be Sociable, Share!

4 pensamientos en “¿Gambas o cigalas?

  1. Luis G Chacon

    Por eso, no siempre, las deducciones generales se plasman en la realidad y cada vez lo que antes se llamaba microeconomía toma más valor y se empieza a conocer como economía del comportamiento (behavioural economy). Y así, se toman en cuenta todos esos factores que la claridad de la cláusula ceteris paribus elimina, buscando la rapidez en la respuesta. Quizás haya que volver a la economía como filosofía y descargarla del peso de los modelos matemáticos.
    Un saludo,
    Luis

    1. Angel María García García Autor de la entrada

      Totalmente de acuerdo… hasta los modelos matemáticos, ya que al final hay que tomar decisiones y hacer números. La filosofía está muy bien, pero se va al lado opuesto, y lo bueno de ceteris paribus es que permite tomar decisiones. Los modelos matemáticos… lamentablemente no se estudian en la universidad, debido a que el bajo, muy bajo, rectifico pésimo nivel de los alumnos lo impiden (recuerdo con profunda pena clases en las que se enseñaba a derivar un polinomio de segundo grado… y los alumnos se quejaban de la dificultad del examen), quizás algún día la econometría se enseñe a un nivel suficiente para su aplicación práctica. Supongo que la claridad de la respuesta de ceteris paribus es lo que más pesa…

  2. Misael

    Ángel,

    ¡ como se nota que eres de numeros y no de letras ! ¡ qué poco escribes en el blog ! 😉
    ¡ anda que no hay temas en la azarosa piel de toro y sino en las faldas de Sierra Nevada !

    Bueno… espero, por lo menos que todo te vaya bien…

    Un afectuoso saludo.


Get Adobe Flash player