Hablando en plata

Falta de crédito… o falta de luces, o de vergüenza…

Suena el teléfono, un compañero ha estado hablando con un nuevo cliente, que va a montar una empresa y necesita financiar una inversión de 150.000 euros, y como las cosas están muy mal ha pensado que mejor que haga yo el plan de empresa para entregarlo en el banco y mejorar sus posibilidades. Es un despacho de abogados de prestigio, así que presupongo que el cliente es serio.

Nos reunimos. Tiene un proyecto espectacular, fantástico, una idea superoriginal, una necesidad de todo el mundo que no está aún cubierta,… una mina… ¿Has visto que guapo es mi hijo…? Ha estado buscando socios pero no los ha encontrado, no escatima calificativos afectuosos para quien consideraba sus amigos y “le han fallado”, que mala es la gente… Ya ha hablado con proveedores, tiene pensado contratar 3 o 4 personas, viajar por toda España, … La inversión del negocio incluye tanto las compras iniciales como mantener la plantilla los primeros meses, unos 150 mil, euros claro.

¿Y cuánto aporta usted? No, nada, mi política ha sido siempre no poner un duro mío. Yo antes era promotor, sabe usted, y ahora estoy llevando a cabo otro tema en Marruecos, que va a dejar 3 millones de euros, ahí si que han querido invertir esos…

Recapitulemos:

Has tenido una idea extraordinaria que te va a hacer rico, pero no tienes o no quieres arriesgar tu propio dinero, tus familiares y amigos piensan que la idea y/o tú no valéis la pena, si lo pones en google resulta que hay chiquicientos competidores similares… Cuando el banco deniegue el préstamo ¿será porque no hay liquidez, porque la banca ha cerrado el grifo? ¿será porque yo no sé hacer el plan de empresa? ¿será que el banco no apuesta por los emprendedores? ¿será que alguna mala persona destapará alguna deuda impagada que no me ha contado?… ¿será porque cualquier persona con dos dedos de frente no le prestaría un euro a este emprendedor?

Es cierto que no hay tanta liquidez como antes, pero yo me alegro, porque ahora no se financiarán este tipo de locuras.

Be Sociable, Share!

4 pensamientos en “Falta de crédito… o falta de luces, o de vergüenza…

  1. Misael

    Ángel,

    Gracias por el artículo: elocuente del panorama pasado, del que aún quedan vestigios.

    Realmente la conversación fue esta: ¿ Qué aporta vd. ? CONTACTOS, en mi cabeza de gran especulador, es lo único que siempre ha hecho falta. Con contactos, piensa él, se llega al director de la sucursal X y se le convence. El director se sentirá urgido por sus compromisos sociales y puede que particulares y dará el Vº Bº a la operación. A la postre, no debe ser difícil justificar 150.000 € de pérdidas, ¡ tanto gana la caja con otras historias ! se dice esta vez el director, ¡ además los de arriba que se callen que también me he enterado yo de algunas cosillas !

    Nuestro, ya podemos decir, amigo, se siente como un gran emprendedor: ¡ ha visto negocio ! ¡ ha olido negocio ! Si es que soy la reoca ! No hay dos iguales a mi ! se dice, y continua “con el carisma que yo tengo en ‘toas’ partes, sólo con 3 llamadas pongo el negocio a rodar”. Tras las tres primeras llamadas descubre que la cosa no está siendo fácil: ¿ qué está pasando? se dice… pero… ¿ que no me vas a poder adelantar el género ? ¿ que no me vas a poner la instalación y ya te la pagaré ? ¿ que no me vas a financiar los vehículos a dos años ? ¿ que el leasing de la máquina se ha encarecido al x % ? Pero ¡ qué demonios es esto ! Menuda panda de traidores ! A mi, que soy el hijo de la p*lla roja ! A mi, que me hagan esto ! y termina diciendose a si mismo “realmente en este país no hay apoyo a los emprendedores.”

    No sé si habré acertado muchas. Al final los arquetipos de personas suelen ser muy parecidos: en cinco 0 seis tipos se meten los 40 millones de expañoles, con su variantes, con sus colores y diferencias, pero, en lo sustancial, poca variedad. Me imagino que tú Ángel, que vives la calle, en el buen sentido hombre 😉 habrás conseguido un buen nivel de psicoanálisis de las distintas personalidades que pueblan la geografía, al menos local.

    Un muy cordial saludo.

  2. LuisGChacon

    Simplemente desvergüenza. Los que se acostumbraron a que el banco financiara el total del suelo y diera, además una cuenta de crédito para pagar el IVA no van a aprender. Tampoco lo han hecho los que daban el dinero a quienes se le olvidó que no era suyo sino de sus clientes. El desconocimiento del negocio bancario es lo que ha llevado a las Cajas a la quiebra. Buenos el desconocimiento y la soberbia de sus gestores políticos. Pero ya se sabe que cuando se combinan soberbia e ignorancia el resultado es un cóctel muy destructivo.

    1. Angel María García García Autor de la entrada

      Si Luis, y encima en España nos hemos especializado en aprender de este tipo de cosas, todo se pega menos lo bonico, y no sólo los promotores, bancarios y políticos juegan a estas cosas, el mensaje caló en un amplio sector… Hace poco oía a un pobre empresario avocado a la ruina por un loco plan expansivo felicitarse por su inteligencia al no arriesgar un duro personal en el proyecto, que como ya habrás adivinado avalaba personalmente, ni entendía del sector, ni de economía ni mucho menos de como funciona la financiación.


Get Adobe Flash player