Hablando en plata

Estadísticas y periodistas… datos objetivos del IRPF

Tras leer en el periódico 20minutos el titular “Las rentas más bajas aportarán el 27% del nuevo IRPF y las más altas tan solo aportarán el 16%” he terminado de despreciar los titulares. Unos y otros interpretan los datos a su antojo, como si fuésemos tontos para aparentar con cifras que llevan razón. Es vergonzoso. El Gobierno ha subido el IRPF, eso es criticable o elogiable, pero decir que las rentas bajas pagan más que las altas viene a ser como decir que Andalucía va a pagar más que La Rioja, es una verdad absoluta, como es absolutamente cierto que sería una ilustración engañosa de la realidad. Andalucía es mucho más grande y tiene más contribuyentes que La Rioja, por tanto claro que pagará más, pero no porque seamos mejores ni peores, porque sea más justo o injusto.

Los datos que publica la agencia tributaria cada año, sacados de las declaraciones de la renta, no de estadísticas con “margen de error” dicen que se presentan casi 20 millones de declaraciones. Recodermos que la población española se situa en torno a los 45 millones de personas. Por tanto, de entrada, más de la mitad de la población simplemente no declara, no paga IRPF (hay unos 9 millones de personas menores de 19 años).

Declarantes y pago de IRPF

Declarantes y pago de IRPF

Si ordenamos las declaraciones por niveles de renta veremos que las rentas inferiores a 30.000 euros (20minutos considera bajas las inferiores a 33.000) suponen el 81% del total de declaraciones, la inmensa mayoría, y que las rentas que superan los 60.000 euros apenas suponen un 4% del total de declaraciones. Esos mismos tramos, analizados por el importe que pagan de impuesto, dicen que las rentas bajas contribuyen con un 28% de la recaudación del impuesto, mientras que las rentas más altas aportan el 37%. Es decir, un 4% (rentas altas) pagan un 50% más que el 81% de los contribuyentes. Eso es progresividad, el más tiene más paga. Como diría mi madre, el problema son las clases medias, entre 30 y 60 mil euros, que siendo sólo el 15% de los declarantes contribuyen con un 35% del importe recaudado, más de un tercio del total.

Seamos serios, las rentas bajas, esos matrimonios con hijos en los que con suerte uno de los dos trabaja, no pagan nada en el IRPF, ni antes ni ahora ni espero que tampoco en el futuro. Sin duda, en 20 millones de declaraciones habrá de todo, pero casos puntuales aparte, creo que la renta es un impuesto que realmente cobra más a quien más gana. Otra cosa es el tema del fraude, pero no creo que nadie diga que los límites de velocidad son machistas porque sólo lo cumplen las mujeres, al menos yo creo que hay que procurar que todo el mundo los cumpla, y que todo el mundo declare sus ingresos en la renta, sin pelos en la lengua, no hablo de SICAV hablo de pintores, limpiadoras, abogados, médicos, … de miles de personas que ahora no tributan o lo hacen en cifras muy inferiores a las reales, y deberían engrosar las cifras de la clase media, o baja según el nivel del 20minutos. Un dato: una limpiadora que cobra 10 euros la hora, si trabaja 40 horas semanales como todos ganaría 1.760 euros al mes. Sin duda se debe pedir un mayor esfuerzo a quien más tiene, pero eso no puede traducirse en que un 4% de los declarantes paguen ellos sólos todos los gastos del Estado. Aprovecho para recordar que son pocos y algunos deciden irse de España como Julio Iglesias (desde aquí mi recomendación de no comprarle un disco o ver una peli de españoles que deciden no pagar impuestos aquí)…

Por tanto, si tenemos que recaudar 1000 euros más, ¿cuánto debería aportar cada tramo de renta? Eso lo podemos discutir, incluso defender que todo deberían pagarlo ese reducido 4%, pero amigo periodista, no me diga usted que las rentas bajas, probrecitas, son las que más van a pagar, al menos no sin decirme que usted considera renta baja una persona que gana menos de 2.750 euros al mes, sin decirme que son más de 15.500.000 de personas frente a menos de 750 .000, sin decirme …. la información que se supone que es lo que transmite un periodista.

En resumen, queridos Reyes Magos, este año quiero que me traigais periodistas buenos, de varios colores (hay más de dos en el arcoiris, por cierto), que ofrezcan información no manipulación, que primero nos informen objetivamente y luego si quieren que opinen al respecto, que tampoco debe ser tan difícil. Aun recuerdo el titular de expansión recomendando defraudar en el impuesto de patrimonio no ingresando el gordo de la lotería de Navidad, es justo la información que no quiero leer en un país que espero tenga cada vez más conciencia fiscal, que sepa que el Estado somos y lo pagamos entre todos, que hay que contribuir de forma justa, legal y orgullosa, y que hay que perseguir no sólo a los defraudadores sino a los periodistas/periódicos que incitan, alientan y normalizan el fraude.

Desde aquí mi interpretación de las estadística españolass: ni estábamos tan mal antes de las elecciones, ni viene el fin del mundo por cambiar de Gobierno. España no son políticuchos ni periodistas que fabrican titulares a medida de sus intereses, son gente comprometida con la política y el periodismo (no tantos como debiera, me temo), funcionarios honrados, trabajadores muy productivos, empresarios que cuidan su empresa y sus trabajores, y también un servidor que hace lo que puede cada día para contribuir a ese PIB del que hablaremos otro día.

Be Sociable, Share!
Etiquetado en: , ,

Get Adobe Flash player