Hablando en plata

Bankia: sus accionistas no me dan lástima

Llevo días oyendo a unos y otros, tras quejarse de que seamos todos los españoles quienes suframos las pérdidas de Bankia (cosa que comparto), suspirar por los pobres accionistas que han perdido en menos de un año casi las tres cuartas partes del valor de la compañía. El último ha sido Luis Chacón, experto financiero, en un excelente artículo de opinión en granadadigital.com ¿Pena? Para pena la mía.

Mire usted, los españoles nos vamos a hacer accionistas por obligación, y sin posibilidad de vender las acciones por motivos evidentes, así que cualquier pérdida que tengamos que asumir será digna de lamento. Pero en cambio, quienes son accionistas de Bankia desde 2011, cuando salió a bolsa a 3,75 euros cada acción, cuando hoy cotiza a apenas 1,02 euros, no me infunden ninguna pena puesto que han tenido cada día la oportunidad de vender sus acciones, y si lo hubieran hecho el 2 de agosto de 2011 (que se negociaron casi 60 millones de títulos) no sólo no habría perdido sino que hubieran obtenido un 4% de beneficio en apenas unos días.

En la misma línea tampoco entiendo que hace poco se vilipendiara a quien invirtió sus ahorros en sellos, y que ha perdido su dinero por la intervención directa  y más que discutible del Estado, y en cambio parezca un problema de seguridad nacional devolver su dinero a quienes han comprado participaciones preferentes (y que por tanto no han perdido absolutamente nada, simplemente no pueden convertirlo en dinero porque no encuentran quien se lo compre). Para mí ambos son ahorrados que han confiado en que si un producto se comercializa es porque no tiene problemas, al igual que al ir al super no realizamos un análisis químico por si los alimentos tienen veneno. Llamadme insensible pero yo entiendo que hay que dar a cada uno lo suyo: todos los productos financieros tienen un riesgo, sean acciones, sellos, participaciones preferentes o buñuelos confitados, si pierdes mala suerte. Cosa bien distinta es si alguien vendió un producto con engaño, pero en ese caso no es el Estado sino la Justicia quien debe intervenir: eso se llama estafa, y eso sí que me infunde pena.

Be Sociable, Share!
Etiquetado en: , , ,

Get Adobe Flash player