Hablando en plata

Anteproyecto ley prevención y lucha contra el fraude

Fraude fiscalYa podemos leer el anteproyecto de Ley de prevención y lucha contra el fraude, y por tanto es ahora cuando podré contestar los cientos de dires y diretes de cuantos oyen campanas y no saben donde, si me refiero a los periodistas que conocen antes que yo la nueva normativa.

De una primera lectura saco dos conclusiones: la sanción es la solución, según el Gobierno, y la decidida intención de resolver algunos problemas. Lo más positivo sin duda es esto último, ya de se solucionan (o al menos se intenta, hasta que se idee otro mecanismo) unos fraudes concretos ligados a la construcción y al concurso de acreedores, se nota el asesoramiento de técnicos de hacienda y por tanto no dudo que será efectivo, bienvenido sea. El otro lado consiste en un endurecimiento de las sanciones como medida disuasoria, que francamente no comparto. Como he dicho en otras ocasiones corresponde a la Administración la labor de investigación, y recurrir a la elevación o creación de nuevas sanciones (en la actual ley se paga desde un 50% de lo defraudado hasta el doble, además de pagar evidentemente lo que no hayas pagado) sólo demuestra la frustración de no saber realizar esa labor. Por mucho que eleves la multa, el que no se da de alta y trabaja en B va a seguir igual, y sólo consigues ponérselo más difícil a quien cumple, aunque a veces se equivoque con más o menos intención, con sus obligaciones tributarias.

Dicho esto, y para la mayoría de empresarios y particulares, nos afectan dos medidas. La primera la prohibición de tributar en módulos para ciertas actividades (no como el bulo que ha corrido de que íban a quitar los módulos), y la segunda la prohibición de pagar en efectivo cantidades que superen los 2.500 euros. Esta última merece un post aparte, que escribiré a continuación.

Cuando se aprube la Ley, con efectos ya para 2013 fundamentalmente, aquellas actividades que actualmente tributa en módulos, pero con una característica muy especial, que consiste en que aquellos clientes que sean empresarios o profesionales están obligados a practicarles una retención del 1%, tendrán un límite de sólo 50.000 euros de rendimientos íntegros (que además represente más del 50% del total de rendimientos) para poder seguir tributando en módulos. Las actividades son las siguientes:

modulos con retencionEl control es evidente, rápido y sencillo. Los empresarios y profesionales estamos obligados a retenerles un 1% de la factura, y comunicarlo a Hacienda. Esta sólo tiene que crear un algoritmo que sume todas las imputaciones a un modulero y si pasa del límite queda fuera de los módulos… y pasa a tener que llevar libros registro de ingresos y gastos, y tributar por el beneficio que realmente obtenga.

Es una buena medida pero más tímida que yo, que cuando le tenía que pedir bailar a una chica podían apagar las luces de la discoteca, que mi cara ya iluminaba bastante el local. Seamos serios, los módulos admiten muchas más limitaciones, y algunas las están pidiendo a gritos.

Me gustaría que el Gobierno admitiera sugerencias, especialmente de técnicos de Hacienda, y fuéra ágil en su incorporación a la legislación para luchar contra el fraude, no para imponer más sanciones. Me gustaría que se pusiera algo de esfuerzo en perseguir la economía sumergida, pero al igual que se priorizan los recortes que se haga lo propio con los defraudadores, y se empiece por los que no declaran nada (que son lo que más daño hacen al conjunto del país) y luego vayan tratando de controlar los fraudes de mayores a menores, y si no saben hacerlo… ¡Qué pregunten!

Be Sociable, Share!
Etiquetado en: , ,

Get Adobe Flash player