Hablando en plata

Amnistía fiscal inconstitucional

Mira que me gusta el Derecho, y la comunicación, pero esta es una de esas noticias que unen lo peor de ambos mundos. Al oir las noticias, ya sea en radio, prensa o televisión, uno se queda con el título de este artículo, y la exigencia de dimisión de un político que me encantaría ver dimitir aunque fuese porque hoy el sol ha salido por el Este. Y sin embargo, se mezclan varias ideas sin mucha fortuna para los que tenemos que escucharlas.

Es cierto que la norma es inconstitucional, pero porque se tramitó por la vía de urgencia, esa a la que tanto se recurre en esta España nuestra por el Gobierno de turno, no porque no pueda hacerse como tantas otras veces se ha hecho.

Es cierto que la norma en sí misma es bochornosa, pues perdona a quien defrauda a cambio de su confesión y pago, pero no es menos bochornoso que de no ser por ella el dinero seguiría siendo opaco al fisco, que es incapaz de localizarlo porque está ocupado apretando las tuercas a justos y pecadores. Tal como yo lo veo, la crítica bien podría dirigirse a los funcionarios incompetentes que no son capaces de descubrir el fraude y obligan a los santos políticos a arreglar el problema cobrando al menos un 10%… sería tan injusta y simplista como la crítica actual.

El fraude fiscal existe, y hay que tratar de luchar contra él. Como contra los ladrones. No se trata de criticar a los inspectores de hacienda ni a los políticos, porque no pillan a todos los malos, pero tampoco hay que vivir en un mundo imaginario donde simplemente con desearlo ya serán capaces de controlar a defraudadores y ladrones. Cada vez que una propuesta política descansa en la promesa de luchar contra el fraude, pienso si es que el político que venga va a despedir a todos los funcionarios porque no hacen su trabajo, o va a contratar a nuevos funcionarios más listos porque los que hay son tontos, o si simplemente está mintiendo, porque no he escuchado a ninguno decir cómo va a conseguir hacer algo que todo el mundo quiere que se haga y que no conozco a ningún gobierno que no haya prometido hacerlo. No sería tan difícil, pero tampoco sería muy popular, porque no olvides que la mayoría de la gente contribuye en mayor o menor medida al fraude o no conoces a nadie que diga eso de… «no, no, yo sin factura». Sin duda poner cámaras ayudaría a reducir robos, pero no es popular. Sin duda limitar los pagos en efectivo ayudaría a reducir el fraude fiscal, pero no es popular y sé por ejemplo que a mi amigo Misael no le gustaría como estaríamos más controlados, pero sin duda cumpliría su objetivo. Puede que no te gusten mis medidas, y sin duda tendrían sus problemas, pero a diferencia de un político conmigo se podría debatir sobre ellas y llegar a unas mejores, contra el sueño idílico de lucha contra el fraude nadie puede decir nada más que sumarse al sueño y ya puestos soñar más alto.

Si no se quiere una amnistía la mejor solución no es una dimisión (que ojalá llegue), es una propuesta de medidas concretas que impida que haya nada que amnistiar. Una tarjeta de dédito y sistema TPV públicos gratuitos, eliminación absoluta del efectivo y libre acceso de Hacienda a los movimientos bancarios: ¿problemas? muchísimos, ¿control del fraude? sin duda

Be Sociable, Share!

2 pensamientos en “Amnistía fiscal inconstitucional

  1. misael

    Vayamos por partes, amigo 😉

    “que de no ser por ella el dinero seguiría siendo opaco al fisco”
    Primero: Será que de no ser por Falciani, que se trajo una lista de donde trabajaba, allí en Suiza, y que le han comprado diversos gobiernos, entre ellos el español, y que ha admitido como prueba el Tribunal Supremo español, (ooooohhh), aquí ni habría habido amnistía, ni regularización, ni nada de nada.

    Llevamos unos años con el tema del fraude fiscal mañana, tarde y noche, focalizado mediaticamente como forma de comerle la moral al personal, que se podría resumir en “no tendréis un duro, pero qué cumplidores sois con la hacienda pública.” Hacienda, que ya dijo una técnico, en famoso juicio celebrado en Mallorca, que el “Hacienda somos todos”, sólo era un slogan publicitario, y así fue como la apadrinada se escapó de más de un disgusto. No sabemos si el slogan perdió condición de tal al día siguiente de su casi exculpación.

    Pero sigamos. La propiedad, tengo para mi, que es una hija de la libertad. Y a la libertad no se le pone vigilancia porque se la vacía de su esencia. Esto me parece claro como el agua clara.

    El estado debe dejar de gastar tanto y cuando gasta ser más eficiente, porque gasta muchísimo y de forma totalmente descontrolada. O más bien, demasiado controlada, para que termine en las sociedad de siempre: Yo, mi partido y mi panda de amiguete’s Inc

    La AIREF de vez en cuando, emite informes donde cuenta cosas que pasan totalmente desapercibidas por los medios de comunicación habituales: Como las CCAA no cumplirán el objetivo de gasto hasta que las ranas críen pelo y como sistemáticamente se le deniega información, caso por el cual ha interpuesto contenciosos-admntvos., los muy ilusos, que no saben de qué va la justicia en España.

    Remateré la cosa recordando el afán que tienen los sindicatos UGT y CCOO en colocar gente de la suya en la aeate. Hay un tole-tole mediatico de apoyo a la “causa” sindikalista con el sainete de que España tiene menos funcionarios de hacienda por habitante que otros paises, como la conchinchina, pongamos por caso. El argumento de venta es ese. Otros, que no nos hemos caído de un guindo, sospechamos que pretenden colocar a los “suyos” en la agencia y una vez allí, tener el control de las cuentas de todos bicho viviente. Las filtraciones que desde allí se produjeron de Aguirre o Aznar quedarán como pelufa de caña, al lado de lo que está por venir si el lobbie obrero coloca allí a sus SA represoras.

    En fin. Ya ves Ángel, por aquí, dando una visión optimista y feliz de cómo en realidad son las cosas 😉

    1. Angel María García García Autor de la entrada

      Y como siempre encantado de leerle Misael, aunque no siempre coincidamos.


Get Adobe Flash player