Hablando en plata

Ahorrar sin ser tontos

ahorrar en casaEstaba leyendo expansión cuando he topado con un artículo sobre cómo elaborar un presupuesto familiar. De vez en cuando me gusta ver estas cosas, sobre todo porque las presentaciones no son lo mío y ver cómo lo hacen los demás siempre te enseña algo… y al leerlo, lo de siempre, tan bien presentado como mal hecho.

El artículo en sí es más bien un anuncio publicitario de una aplicación de móvil, pero lo que ha motivado este post es la siguiente afirmación:

«Si sólo en gastos ínfimos como el del pan se desperdician 100 euros, imagina con productos más caros»

No sé que es peor, si asumir que para ahorrar lo que tengo que hacer es dejar de desperdiciar mi dinero comprando esa tontería del pan cuando me puedo comer un huevo frito mojando con el dedo, o ya echar el resto pensando en productos muchos más caros ¿para qué sentarte en un sofá cuando tienes un suelo baratito baratito? Pues ese es el nivel.

Al menos hay algo que sí explica bien, lo primero es conocer en qué gastas tu dinero, tanto las grandes cantidades como la calderilla. Ahora bien, no hace falta que apuntes que te has comprado un chicle, pero sí tienes que saber cuanto destinas a esas pequeñas cosas (Es fácil, si apuntas el dinero que metes en la cartera, anotas los gastos más importantes y el resto lo consideras calderilla; la importancia depende de la cartera de cada uno…).

Ahorrar es importante, pero también lo es saber a qué renuncias para obtener ese ahorro. Recuerda que el ahorro no es más que la renuncia de un consumo que podrías hacer hoy para hacerlo mañana. Si sales todos los días de cañas, no hay duda que ahí tienes un punto de posible ahorro, pero si sólo sales una vez al mes, quizás prefieras conservar esa salida al ahorro que te supondría. En otras palabras, los gastos no son buenos o malos, no son desperdicios, cuando gastas es para conseguir algo que quieres y sólo merece la pena renunciar a ello cuando puedes obtener otra cosa mejor. Por eso suele ayudar tener un objetivo, como las vacaciones del verano, o la tranquilidad de la pensión, como una cerveza en la playa tiene un algo especial que todos sabemos valorar en su justa medida.

Be Sociable, Share!

Get Adobe Flash player